GESTIÓN DEL DOLOR

  • La primera gran responsabilidad del profesional sanitario es la calidad  de los cuidados clínicos en los pacientes a los que presta sus servicios. Debido a que la calidad en los  servicios sanitarios se define como el  “nivel en el que el servicio sanitario mejora la posibilidad de  buenos  resultados clínicos de los pacientes, en función del conocimiento profesional disponible”[i],  se ha de   intentar dar respuesta a  las cuestiones organizativas  que plantea el tratamiento del dolor en el medio sanitario.Una  de  ellas, la Joint Commission on Accreditation of Healthcare Organizations (JCAHO - http://www.jcaho.org- ), entidad dedicada a la acreditación de la calidad de los centros sanitarios en los Estados Unidos, publicó una serie de estándares para mejorar el evaluación y tratamiento del dolor que se realiza en los hospitales. Algunos conceptos fundamentales son: 1) Reconocer el derecho de los pacientes a ser asesorados sobre el dolor ; 2) Promover un enfoque colaborador y multidisciplinario en el que participen todos los miembros del equipo sanitario, así como el paciente y la familia, en los casos adecuados; 3) Registrar los resultados de la evaluación de forma que facilite la revaloración y el seguimiento periódicos; 4) Determinar y asegurar la competencia del personal sanitario para la evaluación y el tratamiento del dolor; 5) Establecer políticas y procedimientos que apoyen la prescripción adecuada de medicamentos efectivos contra el dolor; 5) Instruir a los pacientes y sus familias acerca del tratamiento efectivo del dolor, y abordar las  necesidades de tratamiento sintomático de los pacientes en la planificación del alta hospitalaria. Asimismo, estableció una  serie  de recomendaciones sobre cómo institucionalizar el tratamiento del dolor 
  • Para dar respuesta a las preguntas y problemas con los que se enfrenta el personal sanitario a la hora de cumplir los estándares del dolor   formulados por  organizaciones como  la JCAHO .  En este  sentido, propugna la adaptación de los sistemas de gestión de calidad de nuestras unidades a la norma UNE-EN-ISO 9001:2015  al considerar  la  gestión del dolor como un proceso que incluye la medición y el análisis periódico de sus resultados. Para ello  da información sobre  los pasos seguidos para su consecución  y las  herramientas utilizadas para coordinar un “conjunto de actividades mutuamente relacionadas o que interactúan, las cuales transforman elementos de entrada en resultados” y asegurar el cumplimiento de los estándares y especificaciones técnicas  que requiere el manejo del dolor postoperatorio. También  aclara  aquellas cuestiones  surgidas durante la  implantación y validación de  este nuevo  modelo  asistencial.
  •  A pesar  que la certificación ISO  no garantiza de forma inedulible la adecuación técnica ni tiene especialmente en cuenta el carácter de salud  pública ha permitido a  nuestra organización  la búsqueda de la satisfacción del cliente y la mejora continua  a través de cuatro criterios básicos más acordes al régimen interno de un hospital: 1) la responsabilidad de la Dirección, 2) la gestión de recursos, 3) la realización del Producto, y 4) la medición, análisis y mejora de la organización en la gestión del dolor. 

 

[i] Definición dada  por  el  Institute of  Medicine of the National Academies  (IOM ) . http://iom.nationalacademies.org/

SUBCATEGORÍAS

ARTICULOS EN ESTA CATEGORÍA 0