Herramientas personales
Imprimir/exportar

Definición de dolor Versión imprimible

De Dolopedia

Saltar a navegación, buscar

Contenido

DEFINICIÓN

El dolor es una sensación desagradable que generalmente constituye una señal de alarma con respecto a la integridad del organismo. Para el Diccionario de la Lengua Española es una “sensación molesta y aflictiva de una parte del cuerpo por causa interior o exterior”, pero también un “sentimiento de pena y congoja”. Estas dos acepciones recogen fielmente las vertientes con que el término es empleado comúnmente: el dolor físico y el dolor moral. NOSOTROS NOS CIRCUNSCRIBIREMOS AL PRIMERO DE ELLOS.[1] [2] [3] [4]

Para la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (International Association for the Study of Pain, IASP) éste es una “experiencia sensorial y emocional desagradable asociada con una lesión tisular real o potencial, o descrita como la ocasionada por dicha lesión”. Esta definición integra tanto la faceta objetiva del dolor, relacionada con los aspectos fisiológicos, como la subjetiva, es decir la carga emocional y psicológica que cada individuo asigna al dolor. [5]


Figura1 factores - Copy.png


De esto deriva que es una experiencia multidimensional y no una mera sensación, reconociéndose que junto al componente sensorial generado por la estimulación de las vías nerviosas (nocicepcion), existe un complejo componente individual que se traduce en un conjunto de emociones que le confieren ese carácter único y personal. (figura 1)[6] Es decir, que el dolor es una experiencia subjetiva imposible de medir objetivamente, y por tanto es el paciente (y no el médico) la autoridad del dolor, siendo su relato el mayor indicador del mismo. [7] Es por esto último que pueda ser descrito con las manifestaciones semiológicas de un proceso patológico específico, aunque éste no pueda establecerse de forma objetiva (figura 2).





Figura2 modelo.jpg

Debe recalcarse también que no es precisa la presencia de una lesión real para que el dolor aparezca, ya que puede manifestarse en ausencia de cualquier afectación tisular. Por ejemplo, la capsaicina provoca una sensación de quemazón sin producir realmente un daño tisular.


La descripción clásica del dolor incluye cuatro procesos: [8]

  1. Transducción: la conversión de energía de noxas térmicas, mecánicas o químicas a energía eléctrica por nociceptores.
  2. Transmisión: de las señales neurales desde el sitio de transducción (periferia) a la medula espinal y al cerebro.
  3. Percepción: la apreciación de las señales como dolor en las estructuras centrales.
  4. Modulación: vías descendentes inhibitorias o excitatorias que modulan la transmisión nociceptiva a nivel de medula espinal.
  1. Anand KJS, Craig KD: “New perspectives on the definition of pain”. Pain 1996; 67: 3-6.
  2. Baños JE.: “Dolor y analgesia. Cien preguntas con respuesta”. Editorial Doyma 1997.
  3. Baños JE., Bosch F.: “Tratamiento del dolor. Teoría y práctica”. Barcelona: Ediciones MCR, 1995: 1- 8.
  4. Merskey H.: “Pain terms: A list with definitions and notes on usage”. Recommended by IASP Subcommittee on Taxonomy. Pain 1979; 6: 249 -252.
  5. Morgan GE., Mikhail MS. y Murray MJ.: “Clinical anaesthesiology”. Editorial Mc GrawHill. Cuarta edición. 2006. EEUU.
  6. Holdcroft A. y Power I.: “Management of pain. Recent developments”. BMJ 2003;326:635-639.
  7. Bigos S, Bowyer O, Braen G, et al. “Acute Low Back Problems in Adults”. Guideline N° 14. Rockville, MD: U.S. Department of Health and Human Services, Agency for Health Care Policy and Research; 1994. AHCPR publication 95-0642.
  8. Berry PH. et al.: “Pain: Current understanding of assessment, management and treatments”. National Pharmaceutical Council y Joint Commission on Accreditation of Healthcare Organizations. EEUU. 2001.

TÉRMINOS AFINES AL DOLOR

- Alodinia:

Percepción de un estimulo sensorial no doloroso como dolor. Normalmente la modalidad original no es el dolor pero la respuesta sí. En consecuencia, se pierde la especificidad de la modalidad sensorial. En cambio, en la hiperalgesia la respuesta esta aumentada de un modo especifico al dolor.


- Analgesia:

Ausencia de dolor en respuesta a un estímulo que normalmente seria doloroso. Cuando se produce analgesia, intentando abolir la percepción del dolor, no hay intención de producir sedación. En caso de que esta aparezca será un efecto secundario de la analgesia.


- Ansiedad:

Distorsión del nivel de conciencia que se traduce en un aumento de la percepción del entorno y de la reacción inespecífica al dolor.


- Disestesia:

Sensación desagradable que puede ser espontánea o inducida. A diferencia de una parestesia, una disestesia es siempre desagradable.


- Hiperalgesia:

Aumento en la percepción del dolor frente un estímulo doloroso. En situaciones en que el estímulo se encuentra por debajo del umbral doloroso es preferible utilizar el término “alodinia”. Se cree que su causa es la alteración del sistema nociceptor con sensibilización ya sea central o periférica o ambas.


- Hiperestesia:

Presencia de una respuesta aumentada frente a un estímulo leve (aumento de la sensibilidad a la estimulación), excluyendo los sentidos especiales.


- Hiperpatía:

Síndrome doloroso que se caracteriza por una reacción anormalmente intensa a un estímulo, especialmente si es repetitivo, y la presencia de un umbral aumentado. Puede cursar con hiperalgesia, hiperestesia, disestesia y alodinia. Es posible presenciar una percepción tardía con sensación de irradiación y de persistencia tras la desaparición del estímulo (efecto residual).


- Hipoalgesia:

Disminución de la percepción del dolor frente a un estímulo doloroso.


Término Umbral Percepción
Alodinia Disminuido -
Hiperalgesia Normal Aumentada
Hiperpatía Aumentado Aumentada
Hipoalgesia Aumentado Disminuida


- Hipoestesia:

Presencia de una respuesta disminuida frente a un estímulo leve, excluyendo los sentidos especiales.


- Dolor postoperatorio:

Es aquel que se presenta en el paciente quirúrgico debido a la enfermedad, al procedimiento quirúrgico y a sus complicaciones o a la combinación de dichos factores. [1] Este dolor aparece al inicio de la intervención y finaliza con la curación de la patología quirúrgica que lo ha generado. [2] Se caracteriza por ser agudo, predecible y autolimitado en el tiempo. Es básicamente de tipo nociceptivo, asociado con reacciones vegetativas, psicológicas, emocionales y conductuales. Si no se trata adecuadamente, puede cronificarse.


- Dolor psicógeno:

Refiere a la situación clínica en la que el dolor constituye el dato semiológico más importante, en ocasiones el único, y en el que no se han observado lesiones orgánicas que justifiquen su presencia. Con tal denominación se recogió en Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM III, DSM III-R) en varias ocasiones junto al termino de “trastorno doloroso por somatización”. Sin embargo, las inherentes limitaciones de tales diagnósticos han sugerido recientemente su revisión. La 4ta edición del DSM recoge una nueva categoría denominada trastorno doloroso (pain disorder) que incluye dos subtipos:

  • 1. El asociado a factores psicológicos.
  • 2. El asociado a factores psicológicos y a una alteración médica general.

Para clasificar un paciente en el primer subtipo, los factores psicológicos deben haber participado de forma importante en el inicio, la intensidad, la exacerbación o el mantenimiento del dolor. Con ello se establece que en estos pacientes el componente psicológico es predominante y el físico prácticamente inexistente. También se ha denominado “dolor de etiología desconocida” debido a que en ocasiones acaba por aparecer un trastorno orgánico que justifica su existencia y que con ello se evita una consideración peyorativa que puede perjudicar a muchos pacientes. Los pacientes con dolor psicógeno suelen presentar características psicosociales y rasgos biográficos peculiares por ejemplo una vida difícil con inicio precoz del trabajo físico; así como la existencia de un estilo conductual especial (proclividad a la acción y alejamiento de la introspección) y a la asociación de manifestaciones depresivas. Con frecuencia los pacientes con dolor psicógeno son considerados como simuladores, ya que tras ser sometidos a numerosos procedimientos diagnósticos y terapéuticos, la medicina tradicional es incapaz de ofrecer una definición adecuada o de proporcionar un alivio suficiente.


- Nocicepción:

Introducido por Sherrington en 1910. [3] El termino procede de latín “nocere”, es decir dañar y refiere al proceso neuronal mediante el que se codifican y procesan los estímulos nocivos. [4] La nocicepción no es sinónimo de dolor ya que refiere al proceso por el cual la activación de aferencias nociceptivas es transportada al sistema nervioso central independientemente de su percepción consciente. Por tanto puede existir nocicepción sin dolor -como es el caso de los bloqueos regionales- y dolor sin nocicepción periférica –por ejemplo pacientes con dolor talámico o en un miembro fantasma.


- Parestesia:

Percepción de una sensación anormal que puede ser espontanea como inducida. A diferencia de la disestesia, la parestesia refiere a una sensación anormal que NO sea desagradable.


- Sedación:

Estado de disminución de la conciencia, manteniendo o no los reflejos protectores, la percepción al dolor, la capacidad de mantener la vía aérea permeable y la ventilación espontánea.


- Umbral del dolor:

Experiencia mínima de dolor que puede reconocer un individuo.

REACCIONES DOLOROSAS

BIBLIOGRAFÍA IMPORTANTE

  1. Merskey H. et Bogduk N.: "Part III: Pain Terms, A Current List with Definitions and Notes on Usage". Classification of Chronic Pain, Second Edition, IASP Press, Seattle, pp 209-214. 1994

ENLACES DE INTERÉS

BIBLIOGRAFÍA ESPECÍFICA DEL ARTÍCULO

  1. Normas de la Sociedad Española de Dolor para el tratamiento del dolor agudo. Rev Soc. Esp Dolor 1998; 5: 379-386.
  2. López Rabassa SI. et al.: "Dolor postoperatorio agudo: el pan nuestro de cada día". Archivo Médico de Camagüey. 2005; 9 (2).
  3. Sherrington CS: “Flexion-reflex of the limb, crossed extension-reflex and reflex stepping and standing”. J Physiol (Lond) 40: 28-121; 1910.
  4. Loeser JD. et Treede RD.: “The Kyoto protocol of IASP Basic Pain Terminology.” Pain 137 (3): pp.473-7. 2008.

IASP

La categoría no contiene actualmente ningún artículo o archivo multimedia.