El DOLOR POSTOPERATORIO  es un dolor agudo, predecible y autolimitado en el tiempo, que aparece como consecuencia del acto quirúrgico; se trata  básicamente de un dolor nociceptivo, asociado con reacciones vegetativas, psicológicas, emocionales y conductuales.

Su alivio no es sólo un acto de compasión humana sino necesario por disminuir la incidencia de complicaciones postoperatorias. En este sentido, la realización de determinadas técnicas analgésicas como los bloqueos nerviosos se asocian a una menor morbimortalidad. Asimismo, una adecuada analgesia proporciona beneficios como un menor deterioro cognitivo en el período postoperatorio y un menor riesgo de aparición de cuadros de dolor crónico postquirúrgico. Por otra parte, una analgesia eficaz facilita la ejecución de procesos de rehabilitación activos que contribuyen a mejorar el pronóstico de cirugías como la traumatológica. El resultado global es una mejor calidad  asistencial y  un menor coste hospitalario.

Este apartado describe las estrategias relacionadas con el alivio del dolor postoperatorio  en un contexto donde se preconiza la anestesia libre de opioides y el uso programas multimodales de Fast-Track o ERAS para atenuar la pérdida de la capacidad funcional y mejorar la recuperación en el período perioperatorio.  Entre ellas reseñar el tratamiento preventivo y precoz del dolor, la utilización conjunta de técnicas farmacológicas   -  principalmente -   y técnicas no farmacológicas  basándose  en los principios de la analgesia combinada , la incorporación de los procedimientos considerados más eficaces - analgesia controlada por el paciente (PCA), infusiones perineurales- y la selección del tratamiento en función del procedimiento  a realizar, la fase de  evolución del dolor y el tipo  de paciente .

 Estas medidas deben aplicarse en función  de una serie ESTRATEGIAS ANALGÉSICAS EN EL DOLOR AGUDO POSTOPERATORIO mediante una adecuada GESTIÓN DEL DOLOR POSTOPERATORIO

SUBCATEGORÍAS

ARTICULOS EN ESTA CATEGORÍA 0